Las claves de éxito del vino volcánico

Los vinos producidos en suelos volcánicos están en auge y han tenido muy buena acogida en la Conferencia Internacional del Vino Volcánico en Nueva York. Podemos encontrarlos, además de en nuestras Islas Canarias, en la isla de Santorini en Grecia, en Sicilia, las Azores, Madeira, cerca del Monte Vesubio en Campania y algunos lugares que tuvieron actividad volcánica en épocas pasadas, como Somlo en Hungría o el Condado de Lake en California.

En las Islas Canarias una de las zonas protagonista en producción de vino volcánico es el norte de Tenerife, a los pies del Teide (el pico más alto de España), cuya última erupción fue hace apenas un siglo. Lo especial de los suelos de este valle es que un día estuvieron cubiertos de lava y las especies de plantas autóctonas que sobrevivieron volvieron a hacer fértiles las laderas de estas montañas. Los suelos de origen volcánico de esta zona también se caracterizan por su alto contenido en minerales y gran porosidad, fomentando un almacenamiento mayor de agua. El resultado son vinos con personalidad propia, listos para competir con nuevos sabores frente a los vinos tradicionales de renombre internacional. ¿Cuáles son las claves de su éxito?

1. Variedades únicas de uva

Uvas Listan NegroSumado al carácter distintivo del origen volcánico del suelo, al igual que la proliferación de endemismos animales y vegetales, la actividad vitivinícola insular fomenta que históricamente se hayan cultivado variedades de uvas diferentes y únicas.

Heredadas de nuestros antepasados, en Tenerife se encuentran muchas variedades autóctonas de vid prefiloxéricas. En Bodegas Monje cultivamos variedades de Listán Negro, Negramoll, Bastardo, Vijariego y Tintilla. El uso de estas vides distintivas nos aleja de las producciones que podemos encontrar en la Península o de tipos de uvas tan ubicuas como las internacionales cabernet, merlot o chardonnay.

La Uva Listán Negro, presente en una gran variedad de vinos de nuestra bodega, pertenece a la y su color rubí conquista no sólo a primera vista sino también al paladar. Se suma el uso de procesos diferentes en la elaboración del vino, como la elaboración de la maceración carbónica presente en nuestro Hollera, que le confiere un sabor más suave y afrutado; o el uso de barrica de roble para la crianza de los diferentes vinos.

2. Naturaleza exigente

Los suelos abruptos de origen volcánico nos han desafiado a los viticultores a ser creativos en la disposición y forma de los cultivos, excavando terrazas en laderas a gran altitud y protegiendo las viñas de los vientos salinos procedentes del océano con barreras de piedra o con viñas entrelazadas haciendo de espaldera natural.

En nuestras Bodegas en El Sauzal se puede respirar aire puro y fresco del Atlántico, con vistas directas al océano desde la montaña. La humedad y la altura de 600 metros confieren un carácter especial a los cultivos, que junto con el sol intenso crean un microclima único.

3. Una aventura romántica

Nacidos del polvo y las cenizas como el ave fénix, los vinos volcánicos desprenden un romanticismo y enigma que actúa sin necesidad de marketing. Como indica John Szabo, maestro sommelier, en su libro ‘Vinos Volcánicos: sal, polvo y poder’, las buenas expectativas que se atribuyen internacionalmente a los vinos de origen volcánico tienen un fuerte fundamento y su futuro es prometedor. Nosotros lo sabemos mejor que nadie, ¿y tú, ya los has probado? Visita nuestra Tienda Online para comprar vino volcánico desde cualquier parte de España.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.