maridaje fruta con vino

Frutas de temporada y con qué vinos tomarlos

En numerosas ocasiones con el calor veraniego nos apetece más terminar una comida con una fruta fresca que con un postre más pesado. Los amantes de las frutas saben mejor que nadie que además, en verano, hacen aparición una gran variedad de frutas de temporada exquisitas, dulces y jugosas que no encontramos el resto del año.

El arte de combinar un vino con alimentos de forma armónica y acorde puede ser más complicado de lo que parece, no es casualidad que haya expertos sommeliers que se dediquen en exclusivo a esta tarea. En el maridaje con frutas intentamos encontrar el equilibrio entre los aromas de los vinos con la acidez y dulzura de las frutas, buscando siempre que la fruta se quede en un segundo plano y no domine en exceso. Por ejemplo, combinar vinos demasiado dulces con frutas que a su vez tienen un alto contenido en azúcar puede resultar excesivo.

Vino con frutas: algunos maridajes que funcionan a la perfección

maridaje frutas y vino

 

Frutas rojas y negras

En verano encontramos en temporada las ricas fresas, frambuesas, cerezas, moras, grosellas y granadas. Estas frutas con intenso color rojo combinan a la perfección con vinos de tonos similares. Podemos tomarlas con rosados y tintos jóvenes, afrutados. Dentro de esta categoría encontramos nuestro Bibiana de color grosella, afrutado y juvenil. En boca también aparecen sensaciones taninas de fruta fresca, lo que hace que sea ideal para combinar con frutos rojos.

 

Frutas tropicales

En Canarias encontramos una gran variedad de frutas tropicales como la papaya, la pitaya, el mango o la fruta de la pasión. Estas frutas maridan perfectamente con moscatos y con espumosos de todo tipo. Pruébalas con nuestro Moscatel con un dulzor moderado y tonos cítricos que combina muy bien con los sabores exóticos de las frutas tropicales.

 

Uvas, higos, melocotones y ciruelas.

Estas frutas de dulzor intenso también maduran en verano y suponen un manjar si las tomamos en su punto perfecto. Nosotros las recomendamos tomar con el Vino Padre Miguel Monje, con un dulzor nada pesado y aromas a higos pasados y ciruelas pasas con naranja pasificada.

 

Sandía y melón

No hay nada más refrescante que una sandía o melón frescos de la nevera. Igual de frío recomendamos tomar un buen vino blanco de acompañante, fusionando el vino con los azúcares y el agua de la fruta. En este caso combina a la perfección nuestro Dragoblanco Seco, un vino joven de aroma afrutado.

 

Frutos cítricos

El sabor ácido de las frutas como la naranja, el pomelo y la mandarina también acompaña muy bien a los vinos blancos. Con esta combinación conseguimos apreciar con más intensidad los matices cítricos de los blancos como nuestro Dragoblanco Afrutado.

 

Fuera de temporada, siempre podemos encontrar frutas deshidratadas que combinan muy bien con un vino dulce maduro, aquí recomendamos de nuevo nuestro Moscatel. Los frutos secos como las almendras, nueces, piñones y castañas, pueden maridar muy bien con vinos con mucha personalidad. En esta categoría podemos incluir nuestros tintos de barrica y los monjes de autor. Encuéntralos todos en nuestra tienda online.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.