La Bodega

Desde nuestra bodega, la panorámica es un regalo: viñedos, montañas, mar, sol: el lugar ideal para vivir y cuidar nuestros vinos. Construída por mi padre en 1956 y modernizada en 1983, todavía dispone de los antiguos toneles de roble en los que seguimos fermentando y criando el Tinto Tradicional; combinamos, así, las prácticas más antiguas con la tecnología actual.




La bodega, con capacidad para 160.000 litros, es suficiente para procesar nuestra cosecha. Diez personas componen el equipo humano que hace posible continuar con la filosofía y el cariño que merece esta vocación.
Press